INDICADORES QUE INFLUYEN EN LOS HABITOS DE COMPRA

Dejar comentario

VERDURA

La crisis económica que venimos padeciendo, ha supuesto para las economías familiares la adopción de cambios en los hábitos de compra en un porcentaje superior al 75% de las personas encuestadas. Fundamentalmente y por este orden, las personas consumidoras hoy buscan más las ofertas (34%), aprovechan más la comida (24%) y en general han reducido el gasto en alimentación (13%), eliminando las primeras marcas y decantándose por otras de precio inferior . Como consecuencia y motivado por posiblemente por el poco margen de maniobra del que disponen, se elaboran las listas de las compras más ajustadas y mejor planificadas, con un mejor aprovechamiento de alimentos, etc.

DECISIONES DE COMPRA. FACTORES Y NUEVAS TENDENCIAS

1.- Relación calidad/precio.

El 90% de las personas consumidoras encuestadas indican que, a la hora de seleccionar un producto de alimentación, su elección se basa principalmente en el precio (70%), seguido de la calidad del producto (30%). De ello se desprende que el factor principal para las personas consumidoras, es la relación calidad/precio del producto, más allá de otros factores.

2.- Origen geográfico del producto

La calidad, el precio y la cercanía son los tres factores que mayoritariamente tienen en cuenta las personas consumidoras encuestadas a la hora de decidir su lugar de compra. De las opciones planteadas a las personas encuestadas, las 3 más significativas son: 17% calidad, 17% precio, 16% cercanía, lo que viene a ratificar que la persona consumidora quiere adquirir productos con una relación calidad/precio aceptable, en un establecimiento lo más cerca de su domicilio. Este hecho ha supuesto también un cambio en la frecuencia de la gran compra en un centro comercial, ha cedido terreno ante la compra frecuente en supermercado o tienda de barrio.

3.- Etiquetado e información

arroz-blanco-vs-arroz-integralLas personas consumidoras, perciben que en el ámbito de la alimentación, se dispone de información suficiente, y esa información se utiliza frecuentemente para decantarse por un producto determinado. Nos encontramos con una persona consumidora más activa, exigente y que se informa. Así, el 70% contesta que “SI” busca información antes de comprar el producto, siendo la etiqueta la principal fuente de información (57%), seguida de internet (10%) y la web de los establecimientos (5%). Es necesario sensibilizar a las personas consumidoras de la importancia que tiene leer la etiqueta, para no hacer una compra a ciegas. El grado de satisfacción y valoración del etiquetado de los alimentos debe mejorar.

El análisis nos desvela que, la mayoría considera que hay datos recogidos en las etiquetas de los alimentos que no son del todo útiles y por el contrario, que desearían que incorporaran otro tipo de datos de mayor utilidad. La mayoría (57%) piensa que la información que contienen las etiquetas debe mejorar, señalando los siguientes problemas: poca visibilidad confusión y poca relevancia.

Se observa, unas personas consumidoras más prácticas, más analíticas y más críticas en la lectura de las etiquetas: la información nutricional se considera importante, pero se valora más, lo relativo a composición, ingredientes, fecha de caducidad, y sobre todo aditivos contenidos.  Otro factor que toma importancia es la información sobre el origen geográfico del producto, observándose carencias y cierta confusión sobre términos como lugar de elaboración y lugar de procedencia. Es decir, la persona consumidora ya no se fiaría de la denominación para saber “qué” está comprando, sino que quiere comprobar por sí misma la verdadera composición del alimento. La información nutricional, a pesar de su reciente obligatoriedad, sólo se tiene como importante por el 5% de los encuestados, dándose una gran contradicción, ya que cada vez se da más importancia a la salud y, sin embargo, no se ve como dato relevante la información nutricional tan íntimamente ligada a ella.

4.- Responsabilidad social en los hábitos de compra

ecologíaNos encontramos con personas consumidoras concienciadas y sensibles con el desperdicio de alimentos. Así, el 96% de las encuestadas consideran que el desperdicio de alimentos es un importante y grave problema. Esto justifica que de las encuestadas afirmen estar haciendo ya algo para evitar el desperdicio de alimentos. La mayoría de las personas consumidoras encuestadas consideran que la responsabilidad del desperdicio de alimentos es de “todos los eslabones de la cadena agroalimentaria”. De manera particular, consideran que esta responsabilidad es de las personas consumidoras (18%), la hostelería- restauración (6%), las administraciones públicas (4%), el distribuidor (3%) y el productor (3%). En tal sentido, las personas consumidoras se sitúan así mismas como los principales responsables del desperdicio de alimentos, lo que denota un alto grado de autocrítica.

Por otro lado, las personas encuestadas señalan una mayor sensibilización por su parte de frente al resto agentes de la cadena. De hecho, el 46 % de las personas consumidoras encuestadas, considera que existe insuficiente sensibilización en las industrias, las empresas comercializadoras o la cadena agroalimentaria en general. La sostenibilidad de la cadena es un factor importante para las personas encuestadas pero, principalmente, por la relación que establece con su salud, relacionada con el impacto ambiental y valor ecológico.

LAS REDES SOCIALES Y SU IMPORTANCIA EN LA DECISION DE COMPRA

facebook

twitterSegún un estudio realizado por Facebook (y hay que tomar en consideración el estudio al tratarse de la red social con más personas usuarias del mundo) el 92% de las personas encuestadas afirman que toman en consideración la opinión de su red de contactos para las decisiones de compra, incluso por encima de los medios de comunicación tradicionales.

Pero no sólo se toma en consideración las opiniones de personas cercanas. Las opiniones de la comunidad global de personas usuarias resulta también fundamental para la compra y adquisición de bienes y servicios gracias a la puntuación de los mismos en webs de e-commerce o portales donde se comparan productos.

Es necesario entender por tanto que las marcas han cedido el mando sobre la información a la comunidad y que su capacidad de influencia en la información que circula sobre sus firmas y productos es relativa.

Las redes sociales cobran cada vez más relevancia en los hábitos de la persona consumidora. Además de acompañarlas permanentemente, influyen en cada una de sus actividades.

Llama la atención el criterio con el cual la persona consumidora ha comenzado a involucrarse con las marcas, compartir sus expectativas, expresar sus inconformidades y tomar una decisión final de compra, en consideración de la convergencia cliente-producto que posibilita este escenario social que denominamos redes.

En este sentido, el 62% de las personas usuarias de Facebook considera importante la influencia que tienen los comentarios que las demás personas usuarias publican en torno a un producto o marca en su decisión de compra. Esto supone que parte de la confianza que las personas consumidoras depositan en las marcas puede variar en función de la reputación online y, en concreto, en redes sociales que éstas tengan.

Es el concepto de “fiabilidad” e “identificación” el que parece primar en muchas decisiones de las personas consumidoras. Y es aquí donde entra de lleno el gran cambio que ha traído la nueva generación de personas consumidoras en la compra de productos

IMPORTANCIA DEL ORIGEN GEOGRAFICO DE LOS PRODUCTOS

eusEn los últimos años, el interés por el origen geográfico de los alimentos ha aumentado debido en gran parte a las crisis alimentarias. Esto es particularmente destacable en el caso de la carne de vacuno porque la seguridad alimentaria se vio comprometida seriamente con la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), popularmente denominada como “enfermedad de las vacas locas”. Para afrontar este tipo de situaciones existen diferentes estrategias, como sistemas de calidad, o la identificación de su origen geográfico. Así, por ejemplo, la promoción de las marcas con denominación de origen: origen garantizado” durante la crisis de la EEB logró un incremento en la demanda de esta carne de ternera, mientras el consumo en general de ternera disminuía. Efectivamente, la inclusión de la procedencia en el etiquetado permite a los minoristas y personas consumidoras identificar la carne y facilita la elección de compra y consumo. Ello contribuye a aumentar la confianza de la persona consumidora en el producto.

Por otro lado, en un creciente mercado global, el establecimiento de ventajas competitivas resulta cada vez más difícil. Sin embargo, un atributo que puede aportar dicha ventaja es el país de origen en el caso de los productos agroalimentarios. Además, en la actualidad, la persona consumidora se encuentra en mercados en donde cada vez, hay una diversidad de alimentos procedentes de países de todo el mundo, y busca señales para poder distinguirlos. En resumen, las empresas necesitan de estrategias para diferenciarse de sus competidoras en una economía globalizada.

CERTIFICADOS DE CALIDAD DE EUSKADI

Al inicio de su andadura las Asociaciones de Consumidores del País Vasco establecieron, tras la aprobación por el Parlamento Vasco en el año 1981 del ESTATUTO VASCO DEL CONSUMIDOR, los derechos básicos del mismo, siendo el derecho a la salud y a la seguridad el primero de éstos.

A partir de este momento se comienzan a desarrollar todos los aspectos que tengan que ver con la comercialización de los alimentos, siendo la normativa que desarrolla el etiquetado alimentario uno de los elementos que facilitan el conocimiento de un producto y la garantía de la calidad del mismo.

Con el paso del tiempo, el desarrollo económico que ha experimentado la sociedad ha supuesto una profusión de la oferta alimentaria dotando a los mercados de una gran cantidad y variedad de productos, originando en ocasiones que la persona consumidora encuentre dificultades para discernir cuales de esos productos presentan características de calidad que superen la media y cuáles de éstos pueden satisfacer mejor sus necesidades.

Por otra parte, existen dentro de la Comunidad Autónoma del País Vasco un gran número de productores, transformadores agroalimentarios que ponen en el mercado productos con rasgos muy característicos y diferenciadores de un alto grado de calidad, que precisan ser destacados del resto de forma que la persona consumidora pueda distinguirlos y tener una idea clara de los mismos.

Desde la perspectiva de la persona consumidora, la existencia del label de calidad supone un instrumento que facilita una elección adecuada a la hora de adquirir productos, pero para que este cuente una aceptación plena, ha de estar dotado de una serie de sistemas de control que garanticen las exigencias de calidad que se requieren de los mismos, estableciéndose dichos mecanismos de control y seguimiento en todas las fases de la vida del producto hasta llegar a la persona consumidora final.

En ese sentido, los acontecimientos  que cada cierto tiempo han acaecido en la comunidad europea: las encefalopatías espongiformes en el ganado vacuno, la gripe aviar, los alimentos contaminados con dioxinas y otros escándalos de los que hemos tenido noticias, nos ratifican en la necesidad de contar con el sistema de control y seguimiento que nos garantice que tales hechos no se den en nuestro entorno, siendo el label de calidad el elemento que transmite a las personas consumidoras la confianza sobre los productos que va a consumir.

kalitateaEusko Label es una marca cuyo signo gráfico es la K de Kalitatea y sirve para identificar y distinguir aquellos productos agroalimentarios producidos, transformados y/o elaborados en la Comunidad Autónoma del País Vasco, cuya calidad, especificidad o singularidad superan la media general.

Por todo ello, las personas consumidoras celebramos la existencia del LABEL VASCO DE CALIDAD, como un instrumento que por una parte potencia los productos del País y que además garantiza la óptima calidad de los mismos.

 

euskal baserri

 

Euskal Baserri es una marca de garantía de origen que permite identificar las frutas, verduras, legumbres y hortalizas del País Vasco. Estos productos se comercializan en el mercado mayoritariamente en fresco, pero también se podrán encontrar en conserva, siempre convenientemente identificados con el logotipo de Euskal Baserri

 

 

Otros distintivos

 

distintivosDenominación de Origen hace referencia a la indicación geográfica aplicada a un producto agrícola o alimenticio cuya calidad o características se deben fundamental y exclusivamente al medio geográfico en el que se produce, transforma y elabora. En la Comunidad Autónoma Vasca hay cinco Denominaciones de Origen: Queso Idiazabal, Vino de Rioja Alavesa (integrada en la Denominación de Origen Calificada Rioja), Txakoli de Álava, Txakoli de Bizkaia y Txakoli de Getaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *